Cosecha de agua de lluvia y su impacto en el proceso de desertificación y cambio climático

Author: 

Vásquez R., Cristian | Vásquez R., Isaak | Vásquez V., Absalón

Year: 
2016
Publisher: 
UNALM
Place: 
Lima, Perú

En la actualidad, la población mundial ya supera los 7,200 millones de personas; de ellas más de 2 mil millones habitan en 50 países que ya sufren del fenómeno de “estrés hídrico” – disponibilidad de 1,700 m3/persona / año –. Además, alrededor de 1,200 millones de esa población adolecen de serias restricciones de agua para su supervivencia diaria. Esta situación tiende a agravarse, pues para el año 2050, la población mundial bordeará los 9,100 millones de personas y además el grueso del incremento poblacional se ubicará en los países más pobres, donde el consumo per cápita será extremadamente crítico. Todo esto dará origen a graves conflictos sociales y políticos, entre pueblos, regiones y naciones.

En el Perú, la población actual ya bordea los 32 millones de personas y la disponibilidad per cápita promedio nacional de agua dulce bordea los 71,000 m3/hab-año, cifra que hace que nuestro país se ubique en el 17° lugar en el mundo con mayor acceso a este recurso. Esta situación es realmente “engañosa”, pues en la costa peruana –zona desértica– la disponibilidad per cápita bordea los 1,200 m3/habitante-año, cifra menor que el límite crítico dado por la FAO. Esta cifra –entre 400 a 900 m3 persona/año– es mucho menor en muchas zonas de la sierra peruana, debido a las características de semiaridez y de irregularidad de la presencia de lluvias, especialmente en los meses de estiaje (mayo – octubre), a pesar que en los meses de lluvia (noviembre – abril) se presentan precipitaciones totales entre 400 hasta 1,300 mm/año; y sin embargo la mayor parte del agua se pierde rápidamente por escurrimiento superficial y para finalmente en el mar.

En la selva, la situación es diferente, pues como zona tropical que es, la disponibilidad de agua no constituye mayormente problema alguno, salvo cuando el estiaje o falta de lluvias es pronunciada. Por otro lado los estimados de la población de nuestro país para el año 2050 bordeará los 42 millones de personas, lo cual significará un incremento del orden del 35% con respecto a la población actual, y que además la mayor proporción I. UNIVERSIDAD NACIONAL AGRARIA LA MOLINA 12 de dicho crecimiento será en la región de la costa. Por tanto, la escasez de agua se acentuará, y se hará más crítica en las regiones de la costa y sierra. Toda esta situación se verá agravada debido a que en las partes medias y altas de las cuencas donde se generan las lluvias se siguen degradando los recursos suelos y vegetación, ya sea por la erosión hídrica, el sobrepastoreo o la deforestación. Así estas zonas se vienen encaminando a un proceso de desertificación y su consecuente aporte negativo al proceso del cambio climático que viene afectando al planeta tierra en su conjunto. Ante este escenario sombrío y sobre la base de las experiencias de décadas de arduo trabajo de campo, logradas a través de diferentes trabajos de investigación llevadas a cabo por instituciones públicas y privadas, tanto nacionales como internacionales y en especial de la Universidad Nacional Agraria “La Molina”, de la Universidad Nacional de Cajamarca, las cooperaciones Técnicas de Suiza, Bélgica, Holanda, Canadá, AID, JICA, entre otras instituciones y del ex–PRONAMACHS (hoy Agro Rural) sobre reforestación, conservación de suelos y aguas en la sierra, sobre la cosecha de agua en las partes altas y medias de las cuencas alto andinas y un manejo adecuado del agua de riego. Además es de vital importancia que el Estado Peruano inicie inmediatamente un agresivo programa de cosecha de agua de lluvia, siembra de árboles y repoblamiento de pastos en las partes altas y medias de las cuencas alto andinas, que en total suman unas 20 millones de hectáreas de aptitud comprobada para el desarrollo exitoso de estas actividades.

Work regions: 
Publication Type: 
Publication language: 
Spanish
Files: 
PreviewAttachmentSize
PUBLICACIÓN COMPLETA6.83 MB
randomness