“Futuros de la Adaptación 2016” enfatiza prácticas y soluciones en la adaptación al cambio climático

Tuesday, 31 May, 2016 - 10:01

Del 10 al 13 de mayo tuvo lugar la cuarta versión de la conferencia internacional sobre adaptación al cambio climático “Futuros de la adaptación 2016” (Adaptation Futures 2016) en la ciudad neerlandesa de Rotterdam.

Durante una semana los 1.700 participantes de todo el mundo presentaron experiencias prácticas y debatieron posibles soluciones. “La adaptación al cambio climático es un reto difícil pero una tarea manejable, si nos ponemos las pilas”, podría bien ser la frase que resume el espíritu dominante.

“Futuros de la Adaptación 2016: Prácticas y soluciones”

Cada dos años se reúnen expertos, investigadores y planificadores de todo el mundo en la conferencia global “Futuros de la Adaptación” (Adaptation Futures 2016) para discutir el estado de la adaptación al cambio climático en el mundo. Del 10 al 13 de mayo pasado, en la ciudad de Rotterdam en los Países Bajos, se encontraron 1.700 personas de más de 100 países para presentar diversas experiencias de adaptación, debatir enfoques conceptuales y buscar socios para nuevos proyectos y redes de investigación.

Las siete áreas temáticas de Adaptation Futures 2016 se dedicaban a “Ciudades e infraestructura”, “Alimentación, forestaría y bienestar rural”, “Disponibilidad y acceso a agua potable”, “Salud pública”, “Ecosistemas y adaptación basada en ecosistemas”, “Reducción de riesgos de desastres” y “El Ártico”. Adicionalmente, el análisis colectivo se realizó a través de tres ejes transversales: “Evaluación de riesgos y planificación para la adaptación”, “Instituciones y gobernanza” y finalmente “Financiamiento, inversiones y negocios”.

No es exagerado hablar de una “mega-conferencia”, porque para poder abarcar todo el espectro temático señalizado, en cada momento se realizaron paneles en 10 salones paralelos; era imposible obtener un panorama completo, mismo que los organizadores habían previsto un espacio de plenaria a diario.

Esto también dificulta la tarea de resumir las múltiples líneas de discusión, pero de manera general se pudo observar una tendencia de comprender la adaptación al cambio climático como un nuevo reto para la planificación y formulación de políticas públicas. Pocas veces apareció como una amenaza fundamental para la humanidad y las bases de las sociedades industrializadas y consumistas. Y a pesar de las imágenes de islas y paisajes costeras sumergidas bajo agua en las paredes de la plenaria, el sentimiento de la emergencia planetaria no llegó a penetrar los espacios de la conferencia. “La adaptación es un reto difícil pero una tarea manejable, si nos ponemos las pilas”, podría bien ser la frase que resume el espíritu dominante.

“Juntar mitigación y adaptación”

Interesante ya el mismo título de la conferencia, que nos habla de “futuros” en el plural, reconociendo de tal forma los múltiples diferentes futuros que se tiene que pensar. Por un lado, debido a la incertidumbre de la efectividad de los esfuerzos de mitigación, no hay claridad sobre la magnitud del reto que estaremos enfrentando con nuestros esfuerzos de adaptación. Por otro lado el plural nos refiere a las realidades diferentes de las necesidades de adaptación en diferentes partes del globo.

En el panel de apertura era Mark Watts, gerente general de la red de mega-ciudades C40, que diagnosticó una disyuntiva entre los esfuerzos de mitigación y adaptación. El Norte Global no quiere financiar medidas de adaptación en los países del Sur, pero en sus propios países se financian sobre todo medidas de adaptación – cuando en realidad el Norte urgentemente debería aumentar acciones de mitigación. “Enfrentamos el gran reto de juntar mitigación y adaptación”, resumió Watts.

Debra Roberts de Durban en Sudáfrica, co-presidente del Grupo de Trabajo II para la próxima edición (AR 6) del Grupo de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC), enfatizó la importancia de democratizar la adaptación al cambio climático, especialmente en el Sur Global. “Hay una clara necesidad para el empoderamiento de la sociedad civil, para enfoques que parten desde abajo hacia arriba (bottom-up approaches)”, opinó.

Foto3 copia.jpg

América Latina en la Adaptation Futures 2016

América Latina ha tenido una participación relativamente pequeña en esta cuarta versión de “Futuros de la Adaptación”, que en buena parte se explica por la distancia y el hecho que la reunión de 2014 tuvo lugar en Fortaleza en Brasil.

En su intervención en el panel sobre relaciones de poder en la adaptación al cambio climático, el investigador de la Universidad de Regina de Canadá, Henry Díaz, diagnosticó que en la mayoría de los países latinoamericanos no existe una interfaz entre la ciencia y la política para orientar la adaptación al cambio climático. La información producida por científicos climáticos no corresponde a las necesidades de los tomadores de decisión. Entre las razones encontradas por su investigación reciente realizada en Chile, Argentina y Bolivia mencionó la ausencia de canales institucionales, el hecho de que la formulación de políticas se realiza sin una base sólida en evidencias, el énfasis en las ciencias naturales cuando se debate sobre el cambio climático y la existencia de prejuicios en ambos lados, tanto de los políticos, como de los científicos.

Un representante del WWF del Ecuador describió el proceso para implementar una “conservación climáticamente inteligente” (“climate smart conservation”), que comienza con un análisis de vulnerabilidad y la pregunta “¿Cuánta adaptación necesitamos?” Hablando sobre el trabajo en Ecuador, operativizar los conceptos teóricos es visto como uno de los retos principales.

El Instituto Boliviano de la Montaña - BMI estaba presente con un poster sobre dos experiencias de adaptación al cambio climático en el Altiplano norte y del departamento del Beni, elaborado en base a la reciente publicación “Navegando futuro. Dos experiencias de adaptación al cambio climático en Bolivia”.

Una de las pocas sesiones dedicadas exclusivamente a América Latina tuvo como título: “Sinergias entre adaptación y mitigación: integración de resiliencia en las Estrategias de Desarrollo de Bajas Emisiones (LEDS) – Low Emission Development Strategies)”. Bajo el liderazgo de María José Gutierrez Murray de la Plataforma LEDS para América Latina y el Caribe, se presentó las experiencias de la región en la creación de sinergias entre adaptación y mitigación al cambio climático.

La Plataforma LEDS LAC, según su presentación en la web, “es un espacio para el intercambio de experiencias, mejores prácticas y lecciones aprendidas; la construcción de capacidades; y la coordinación y colaboración en la formulación e implementación de LEDS” que existe desde 2011. Actualmente, con el apoyo del programa Euroclima de la Unión Europea, se está realizando 17 estudios de país, con el fin de apoyar la formulación de proyectos concretos de mitigación y adaptación.

Plenaria Final

La plenaria final contó con una exposición de la ministra de vivienda y medio ambiente del país anfitrión, Sharon Dijksma, que enfatizó el apoyo de los Países Bajos a la adaptación en la discusión climática internacional. “Este país ha sido construido en base a la adaptación”, dijo durante su intervención.

Richard Klein del Instituto de Medio Ambiente de Estocolmo (SEI – Stockholm Environment Institute) remarcó que para involucrar las audiencias necesarias para una adaptación efectiva, se necesita construir narrativas adecuadas. Además, constató la urgencia de avanzar de la planificación de la adaptación hacia la implementación. “No esperen a que les llegue la información perfecta”,aconsejó. “Necesitamos experimentación y en este proceso debemos permitir que se cometa errores”.

Archivos adjuntos:
Work regions: 
Mountain Ranges: 
Author: 
Hoffmann, Dirk

Facebook comments

Hoffmann, Dirk

Dirk Hoffmann está vinculado al movimiento ambientalista por más de 25 años, entre otras ha trabajado como coordinador en el Klimaforum ´95, el centro de coordinación internacional de las ONGs hacia la COP-1 de la Convención Climática en Berlín en 1995. Tiene un primer título universitario mag. art. en Estudios Latinoamericanos de la Universidad Libre de Berlín y un MSc en Protección del Medio Ambiente de la Universidad Humboldt de Berlín. Entre 2005 y 2008 ha trabajado con la cooperación alemana en el Servicio Nacional de Áreas Protegidas (SERNAP) de Bolivia y entre 2009 y 2011 se empeño de responsable del Programa de Investigación de Cambio Climático en el Instituto de Ecología de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) en La Paz. Actualmente, es director del Instituto Boliviano de la Montaña – BMI, una fundación sin fines de lucro con sede en La Paz.

Información y foto utlizado de KlimablogCuyo espacio en el internet es dedicado a la información científica actualizada de los aspectos relevantes del cambio climático en Bolivia.