Senderos para el Día Mundial de la Tierra

Monday, 29 April, 2013 - 09:53

Todos los años, se conmemora el 22 de abril, el Día Mundial de la Tierra.  La fecha nace de una protesta organizada por el senador norte americano Gaylord Nelson, después de un desastre petrolífero en el estado de California, en 1969.

 

La primera gran manifestación, reunió a 20 millones de personas en Estados Unidos, por la preservación del planeta y de su medio ambiente.

 

El sentido de la palabra tierra tiene mucho que ver con la propia historia humana. Y esta historia se hizo a partir de una larga caminata que posibilitó la dispersión de nuestra especie por casi todo el planeta. Nosotros, los humanos, somos hijos del caminar.

 

Por cierto no es casualidad que el hecho de caminar nos haga tan bien y, de alguna manera, recupere sentimientos y recuerdos ancestrales.

 

Si parte de la historia de la tierra son las luchas por su dominio y propiedad, asegurar el paso público por caminos históricos, estratégicos o de rara belleza es igualmente parte de la gran caminata humana.

 

Con la creciente privatización de las tierras, garantizar el uso público de los caminos tradicionales es un objetivo estratégico, que se refleja positivamente en distintas áreas y temas, como la conservación de la naturaleza, el turismo, el deporte, las tradiciones espirituales y otros.

 

Las montañas tienen un destacado rol en este proceso, por su histórico reconocimiento como sitios especiales y de particular significado para distintas tradiciones religiosas. Esta característica ha sido determinante para que sus accesos se mantengan fuertemente vinculados a intereses más allá de la apropiación privada.

 

En Brasil, un gran aliado de las montañas y de los muchos caminos, son los grupos deportistas, que han traído la tradición alpinista europea, contribuyendo para la conservación y el uso público de estos ambientes.

 

No es por casualidad, que el primer parque nacional brasileño, el Parque Nacional de Itatiaia, creado en 1937, tuvo como principal factor de motivación la cumbre de Itatiaia y todo el conjunto paisajístico de su entorno.

 

Para reforzar, en la semana del 24-26 de abril se realizó en la ciudad de Rio de Janeiro el Seminario Internacional de Senderos de Largo Curso. El evento tiene por objetivo presentar un panorama general sobre el tema en Brasil y otros países mundo. Además de presentar en detalles el status actual do proyecto “Trilha Transcarioca”, que tiene gran parte de su tramo en las montañas de la ciudad de Rio. Así también, los presentes conocieron experiencias norte-americanas, sur-africanas y en la amazonia brasileña.

 

En el bioma de la “Mata Atlântica” (Selva Atlántica) el tema de los senderos ha tenido avances importantes en los últimos años. Un aspecto común es que son las áreas protegidas y sus mosaicos los principales impulsores de estos caminos. Aunque recién implantados y con muchos desafíos por delante. Su uso inicial, por caminantes ha repercutido de forma positiva en la conservación de la naturaleza, posibilitando informaciones estratégicas para combatir crímenes ambientales, en especial la captura de animales, como en el caso de la “Trilha Caminhos da Serra do Mar”, que incluye el Parque Nacional da Serra dos Órgãos.

 

Existe una nueva iniciativa dentro de esto conjunto, todavía en proyecto, que es la “Rota Mantiqueira”, que nace a partir del trabajo de organizaciones montañistas, expertos y gestores de áreas protegidas, estatales y nacionales. La perspectiva es articular los muchos caminos ya existentes en la montaña, definir su manejo, establecer una identidad común y conectar, en los extremos, a los parques estatales de Pedra Selada (RJ) y Campos do Jordão (SP), además de otras unidades de conservación.

 

En tiempos en que todo se hace con apuro la caminata por la constitución de senderos largos en Brasil comienza como debe: Lenta, aunque en buena ruta y por cierto tiene mucho que aprender y compartir con los países vecinos para que sus pasos sean seguros. Bueno para la Tierra.

Work regions: 
Mountain Ranges: 
Author: 

Facebook comments

randomness