Estimados jóvenes, lo sentimos, tal vez cuando el mundo se haya cocinado

Wednesday, 22 July, 2015 - 14:33

No hay duda que para lograr un Acuerdo Global, que ayude a la mitigación y adaptación al cambio climático, se necesita la colaboración de científicos y líderes políticos que propongan soluciones y tomen decisiones que beneficien a las sociedades y futuras generaciones. Sin embargo nosotros, los jóvenes, no hemos sido escuchados ni considerados en la búsqueda constante de una solución a este problema.

De acuerdo con UNICEF (2015)[i], 18% de la población global está compuesta por jóvenes. Solo en Latinoamérica habitan aproximadamente 106 millones de jóvenes entre 16 y 24 años. Esto es equivalente al 9.85% de la población juvenil global. Con esto en mente, lo jóvenes somos actores clave en el debate climático. Tenemos derecho a opinar y apoyar en la creación e implementación de políticas ambientales, que tienen un impacto directo en el ambiente actual y en el futuro: futuro que nosotros lideraremos.

Cuando Anjali Appadurai, estudiante universitaria,  se dirigió a los asistentes y representantes de las partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático, durante la COP17 que se realizó en Durban, por su falta de acción y ambición para llegar a un Acuerdo Global Climático, les dijo:

“Hablo por más de la mitad del mundo. Somos una mayoría silenciosa. Nos han dado un lugar en esta Conferencia, pero nuestros intereses no están en la mesa de debate. ¿Qué es lo que se necesita para poder tener un rol en este juego? ¿Dinero? ¿Influencia corporativa? Han estado negociando toda mi vida. En todo ese tiempo han fallado en lograr un consenso, no han logrado sus metas y han roto sus promesas, pero todo esto ya lo han escuchado antes.”

Su mensaje, Háganlo, obtuvo más de 120.000 visitas en YouTube y se convirtió en un éxito masivo. Un año después de este discurso, en la COP18 en Doha, las autoridades le negaron el ingreso y participación en el evento. Fue después de una semana, y una serie de reclamos realizados en redes sociales, que pudo participar de la Conferencia. La pregunta es ¿Por qué no quieren que participemos? ¿Por qué si es un problema que afectará el futuro, nuestro futuro, tenemos que mantenernos callados?

Posiblemente existan diversas maneras de ser considerados en las negociaciones. Debatir ideas o políticas propuestas por organizaciones juveniles o tener un espacio durante las Conferencias en donde podamos dar opiniones sin luego ser vetados, incrementaría nuestra participación. Existen muchas iniciativas de participación juvenil,  como la Conferencia de la Juventud, que son desarrolladas en paralelo a las negociaciones y donde se debaten problemas y políticas ambientales. Sin embargo, son organizadas por organizaciones independientes,  que no se encuentran relacionadas a la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático.

Cuando los jóvenes somos conscientes del cambio climático, sus consecuencias e impactos, somos capaces de articular, amplificar los mensajes y ayudar en la búsqueda de una solución. Si el cambio climático es un problema que tendrá mayores impactos en el futuro y los jóvenes y niños somos el futuro ¿Por qué no podemos ser considerados en las negociaciones de cambio climático? Nosotros vamos a heredar los problemas ambientales más grandes y somos los que tendremos que cumplir los objetivos que se propongan en París a finales de año.

                                                                                                   

 

Work regions: 
Author: 
Soriano, Angela

Facebook comments

Soriano, Angela

Egresada en Relaciones Internacionales con especialización en Política Ambiental de la Universidad San Ignacio de Loyola. Ha realizado estudios de Derecho Internacional Ambiental en la Universidad de Pace en Nueva York. Ha trabajado en la Organización de los Estados Americanos y el World Economic Forum. Actualmente, forma parte de Proyecto Montañas en CONDESAN.