Cambios en el Ministerio de Agricultura del Perú

Lunes, 8 Abril, 2013 - 09:18

El gobierno peruano informó de su decisión de reorganizar el Ministerio de Agricultura y con ese propósito el Ejecutivo aprobó recientemente un proyecto de ley para ser remitido al Congreso. La reorganización implicará la reforma de la Ley de Organización y Funciones del Ministerio de Agricultura (Minag) para convertirlo en el Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri).

 

La nueva cartera tendrá dos viceministerios, uno encargado de políticas, emisión de normas y supervisión de programas y proyectos del sector, y el segundo, de carácter ejecutor. El ministro ha confesado que el propósito es centrar la tarea de su portafolio en la gestión del agua, que se trata de un aggiornamento a tono con las tendencias modernas en gestión pública.

 

De acuerdo con la información entregada, los propósitos son modestos, al grado que será difícil denominarla reorganización; los cambios suenan a una reestructuración, de aquellas que decenas de veces se han realizado en el sector con distintos resultados. En el actual gobierno se llevó a cabo una reestructuración que culminó en el primer semestre del 2012, con la finalidad de proporcionar un mejor servicio a los usuarios y tener una relación mucho más vinculante con los gobiernos regionales y locales. En el gobierno anterior se llevaron a cabo también otros cambios, operados en el 2008, quizás los más trascendentales de la última década, con la creación de la Autoridad Nacional de Agua (ANA) y del Programa de Desarrollo Productivo Agrario Rural, Agro Rural.

 

Los cambios planteados pretenderían recuperar el carácter rector del ministerio venido a menos con la apertura económica en el agro que, alcanzando éxitos notables en la actividad agroexportadora, descuidó la agricultura rural y familiar y el crédito para las pequeñas y medianas unidades de producción. También buscaría un seguimiento más eficaz de los proyectos y programas, y garantizar la mejor ejecución de la inversión pública confiada el sector. De hecho, según el Reporte Fiscal de febrero de este año, la inversión en agricultura es una de las más bajas en tanto que la inversión regional en la función agropecuaria registra pocos avances.

 

Es indudable que el actual Minag requiere ser fortalecido, y todo cambio en esa dirección es bienvenido. No obstante, esos cambios no pueden confundirse con la profunda reforma de la política agraria reclamada y postergada. Las que se anuncian son realizaciones que atañen a la administración del sector, que dejan no obstante intocados algunos problemas estructurales del agro.

 

En esa dirección se han tomado escasas medidas. Las más importantes son la duplicación del presupuesto para el sector agricultura, ascendiendo a 2.500 millones de soles y el programa Mi Riego, que iniciará sus actividades con una inversión de 1.000 millones de soles. Sin embargo, el Estado está dejando caer las propuestas de política agraria consignadas en Plan Estratégico Multisectorial del Minag 2012-2016, especialmente las que se relacionan con la asociatividad, la agricultura familiar y la seguridad alimentaria. En la agenda también se acumulan otras expectativas en el corto plazo como la limitación de la propiedad agraria y la participación de los productores nacionales en los grandes proyectos de irrigación y el desarrollo de los insumos y la tecnología nacional para acompañar la agricultura moderna.

 

Fuente: La República

 

 

Work regions: 
Mountain Ranges: 
Author: 

Comentarios via Facebook

randomness